18/3/10

Las elecciones de la vida


Andando por el camino de la vida a veces nos encontramos con dificultades. Par mi en realidad son pruebas por las que tenemos que pasar para aprender, para superar alguna parte de nosotros mismos que no queremos ver, que esta en la sombra.
Todos nos hemos preguntado alguna vez ¿qué he hecho yo para merecer esto?.
Yo creo que si somos capaces de resolver el problema que nos plantea la vida y seguir en la luz es que hemos aprendido la lección que lleva asociada la dificultad. Esto es muy importante porque resolver nuestros conflictos con energía violenta, oscura, haciéndonos las victimas, buscando venganza… significa que no se esta aprendiendo y seguiremos encontrando y repitiendo las mismas situaciones una y otra vez.
Por eso es esencial solucionarlos desde la luz, desde la sabiduría. Liberarnos del rencor, del resentimiento, del victimismo.
Ya se que no siempre es fácil porque cuando te atacan, cuando te hacen daño ¿Qué hacer?.
A veces quizás puedes optar por no sentirte atacado, por intentar ver la situación desde una óptica diferente. Me encanta el ejemplo de subirte encima de una mesa para observar un problema. Desde allí podemos verlo de otra manera y también podemos ver otras soluciones. Algo que primero nos parecía muy grave, tal vez hasta podemos reírnos de ello. Y si íbamos a responder con violencia podemos hacerlo con indiferencia y hasta con buen humor.
Y además veremos que el otro actua con sus propias limitaciones y su propia ignorancia, debemos respetarlo y no juzgar pues ya llegará su momento de despertar. Cada uno esta en su propio camino evolutivo.

La vida nos presenta la oportunidad de evolucionar y lo hace a través de muchos medios pero sobre todo a través de la relación con los demás, a todos los niveles, familiar, social de trabajo.
Si nos quejamos cada vez que las cosas no son como nosotros queremos estamos perdiendo la oportunidad de crecer con aquella vivencia y aunque vendrán otras, hasta que lo consigamos, pienso que vale la pena no desperdiciar ninguna de las oportunidades que nos brinda la vida para ser mejores personas.
Así que aprovechemos cada instante para tener cada vez más luz y más amor en nuestro corazón. Algún dia dejaremos este mundo y esto será lo más valioso que nos llevaremos. Nos llevaremos todo el bien que hayamos hecho, cuando podíamos ir por el lado oscuro con más facilidad y hemos optado por la luz aunque soponia más esfuerzo.
Todos tenemos una disposición al mal y también al bien. Nosotros elegimos cual cultivar. Y la que elegimos es la que crece y es la que da los frutos de nuestra vida.
La vida nos trae las circunstancia pero nosotros somos los que escogemos el modo con que nos enfrentamos a ellas. ¡Elige bien!
.

3 comentarios:

Karma dijo...

Vivir en la luz y el amor da una paz interior inmensa. Y si das amor y luz sin esperar nada a cambio, las recompensas y las alegrias son infinitas. Y si eres afortunad@ y recibes tanto amor y luz como tu eres capaz de dar, puedes ser como un faro para guiar a los demas a no despeñarse. Vive, camina, vuela con amor y luz. Serás feliz.
Un abrazo.

CHELO dijo...

Muy de acuerdo en todo,
Bueno es crecer con la convicción de tomar el mejor de los caminos, pero si alguna vez, por las circunstancias externas o porque simplemente hemos eludido nuestras responsabilidades, es bueno saber que se puede dar la vuelta.
No es fácil, nada fácil, el miedo quiere seguir maltratando, pero al hacER ese gran esfuerzo queda la satisfacción de que puedes vencer,paso a paso el camino que finalmente deseas.

Al fin y al cabo, es en cada momento donde tomamos decisiones.
Un Saludo
CHELO

Lakshmi dijo...

Tienes mucha razón, no siempre se toman las decisiones correctas, pero también se aprende de los errores. Todo nos ayuda a crecer.
Cuanta mayor consciencia tengamos mejor sabremos elegir.